Fujifilm asume el
desafío de convertir
en realidad la medicina regenerativa

En el mundo actual, hay muchas enfermedades que no tienen tratamientos eficaces y millones de ellas están a la espera de ser descubiertas. Un enfoque radical a este problema que está suscitando un interés generalizado es la medicina regenerativa, en la que se cultivan células humanas de forma artificial que se utilizan para regenerar los tejidos u órganos dañados o enfermos del paciente y restaurar su función. Con el objetivo de liderar la medicina regenerativa, Fujifilm está trabajando por convertir en realidad estos prometedores tratamientos. Esta es la historia de cómo Fujifilm está abordando los principales desafíos que plantea la medicina regenerativa y cómo está progresando sobre el terreno.

El sentido de responsabilidad de una compañía sanitaria es poner en práctica su tecnología

A primera vista, Fujifilm puede parecer un candidato con pocas probabilidades de convertirse en líder en el sector de la medicina regenerativa, aunque su compromiso con la industria sanitaria tiene una trayectoria de muchas décadas. Fundada en 1934, Fujifilm ya suministraba películas para rayos X por el año 1936. En 1983, Fuji comenzó a vender la Radiografía controlada por ordenador (FCR por su sigla en inglés), convirtiéndose en la primera empresa del mundo en suministrar un sistema de procesamiento digital de películas de rayos X para diagnóstico. A través de estos y muchos otros productos, Fujifilm lleva tiempo contribuyendo a la evolución de la medicina de diagnóstico. Asimismo, en los últimos años Fujifilm ha aportado su granito de arena a la medicina preventiva a través de suplementos, cosméticos antienvecimiento y a los tratamientos médicos a través de productos farmacéuticos. De esta manera, Fujifilm se ha convertido en una empresa que abarca los sectores de prevención, diagnóstico y tratamiento. Como empresa global de asistencia sanitaria, Fujifilm ha vislumbrado los tratamientos revolucionarios que podría ofrecer la medicina regenerativa como parte vital de su misión.

Otro factor importante en la decisión de Fujifilm para operar en este campo es la completa cartera de tecnologías de la empresa, muchas de las cuales parecen ser aplicables a la medicina regenerativa. Un ejemplo es la película fotográfica que fue uno de los principales productos de Fujifilm en el momento de su constitución y durante muchos años después. La película es un producto químico de precisión que integra reactivos de producción de color y casi 100 compuestos químicos diferentes en total dispuestos en una capa ultrafina de colágeno de solo 20 micras de grosor. Para producir películas fotográficas se requieren tecnologías que controlan muchas de las reacciones químicas diferentes que se producen a una escala microscópica. Como coincidencia, 20 micras es el diámetro aproximado de una célula viva de hígado. Las tecnologías de Fujifilm para controlar los microentornos parecen tener un potencial extraordinario en el mundo de la medicina regenerativa.

Fujifilm también posee un extenso conocimiento sobre el colágeno, una proteína que es uno de los principales componentes de la película fotográfica. En la medicina regenerativa, el colágeno juega un papel protagonista en el cultivo de las células y la regeneración de tejidos. Para satisfacer la demanda de mayor calidad posible en las películas fotográficas, Fujifilm ha perfeccionado varias tecnologías basadas en el colágeno, entre las que se incluyen los métodos de procesamiento y control de la proteína, que es extremadamente sensible ante parámetros ambientales como la humedad y la temperatura. Fujifilm vio una oportunidad clara para potenciar sus tecnologías de colágeno en este inquietante nuevo campo.

Una innovación lleva a otra

Si la medicina regenerativa puede progresar hasta el punto de poder regenerar órganos enteros, entonces no hay duda de que aportará cambios que harán historia en la medicina y en la sociedad. Sin embargo, hay muchas barreras tecnológicas en el camino y estas maravillas médicas se ven a una década de distancia o más.

Incluso ahora, Fujifilm cree que puede materializar una innovación que será tan importante como la medicina regenerativa en sí misma: utilizando iPSCs (citoblastos pluripotentes inducidos, por sus siglas en inglés) para respaldar el desarrollo farmacológico. En 2012, el Profesor Shinya Yamanaka de la Universidad de Kyoto y el biólogo británico John Gurdon recibieron el Premio Nobel de Fisiología y Medicina atrayendo la atención mundial sobre estas increíbles células, con las que el Profesor Yamanaka experimentaba en su laboratorio.

Capaz de transformarlas en células de cualquier órgano o tejido, los iPSCs pueden también cultivarse y aumentarse virtualmente sin límites. Cellular Dynamics International, Inc., que se unió al Grupo Fujifilm en mayo de 2015, está impulsando el desarrollo a nivel mundial del iPSC y las tecnologías de producción para crear un banco de iPSC dedicado a la investigación de diferentes enfermedades y condiciones. Profundizando aún más, las empresas farmacéuticas podrían utilizar estas células para comprobar la seguridad y la eficacia de nuevos fármacos, reduciendo considerablemente la necesidad de realizar ensayos clínicos en humanos. Los IPSC entonces tienen el potencial de revolucionar el proceso de desarrollo de fármacos, incrementando de forma masiva su velocidad y eficacia. Asimismo, el desarrollo de los fármacos respaldado por los iPSC puede suponer un gran progreso en la medicina regenerativa. El incentivo de crear iPSC lo más similares posibles a la células humanas en cuanto a la estructura y la función para desarrollar eficazmente nuevos fármacos puede a su vez conseguir su perfeccionamiento para utilizarlos en la regeneración de órganos humanos.

Liderando el sector de la medicina regenerativa

Cultivo de epidermis

Respaldar el desarrollo farmacológico a través de iPSCs puede servir sinergéticamente para avanzar en la medicina regenerativa. Fujifilm está redefiniendo su posición en vista del éxito obtenido en ambos campos y ya ha logrado resultados significativos en los dos.

Potenciando las tecnologías de colágeno, desarrolladas originalmente para la película fotográfica, Fujifilm ha desarrollado un pepticida recombinante (RCP), una proteína artificial que actúa como estructura eficaz en el que cultivar las células. Para facilitar el uso de este RCP en la investigación, Fujifilm lo comercializa como el producto cellnest tanto en forma de solución como en forma de polvo liofilidado.

En 2014, Japan Tissue Engineering Co., Ltd. se consolidó como una filial del Grupo Fujifilm. Esta empresa es pionera en el lanzamiento de los dos primeros productos de medicina regenerativa en recibir la aprobación del gobierno de Japón. Japan Tissue Engineering actualmente comercializa dos productos principales: epidermis autóloga cultivada JACE® y cartílago autólogo cultivado JACC®. La empresa también lleva cabo trabajos de cultivo de células bajo encargo de otras empresas e instituciones. Cellular Dynamics International también se ha unido al Grupo Fujifilm y está contribuyendo con su extenso conocimiento de los iPSC, que son la clave de la medicina regenerativa. La decisión de incluir estas empresas extremadamente innovadoras en el Grupo refuerza aún más la apuesta de Fujfilm por alcanzar el liderazgo en el campo de la medicina regenerativa.

Se espera que el mercado de la medicina regenerativa experimente un crecimiento de unos 120 billones de dólares entre 2020 y 2030. No obstante para Fujifilm, la medicina regenerativa es mucho más que una oportunidad empresarial atractiva. El significado real del compromiso en este mercado reside en la curación de enfermedades que son intratables actualmente y crear nuevas esperanzas para los enfermos y sus seres queridos. Con el propósito de ser reconocida como líder en la medicina regenerativa, Fujifilm continuará avanzando en este desafío extremadamente importante.

Contenidos relacionados:

También puede estar interesado en:


Powered By OneLink