QuickSnap: película con una lente
¡Un mundo en el que todos pueden disfrutar de la fotografía!

En 1986, Fujifilm lanzó al mercado FUJICOLOR QuickSnap, la cámara de usar y tirar desarrollada para que cualquier persona pueda hacer bonitas fotografías fácilmente. Durante el primer año del producto, se vendieron más de 1 millón de unidades del producto en un año y se convirtió en un líder mundial. ¿Entonces cómo fue el proceso de creación de esta innovadora cámara?

Dejar a trás la sabiduría convencional: poner una lente en una película

Volviendo a los años 80, una cámara compacta y relativamente económica llegaba a costar ¥40,000 o más (aprox. USD 240*) y se consideraba una compra importante para el consumidor medio. Tampoco las cámaras eran particularmente fáciles de manejar: el usuario tenía que seleccionar la película adecuada para la cámara, cargarla bien y generalmente presionar a la mitad el botón del obturador para enfocar. Una cámara de alta calidad y tan fácil de usar nunca antes había estado al alcance del consumidor.

Antes de comenzar el desarrollo de QuickSnap, Fujifilm realizó una investigación de mercado en la que se concluyó que el 70 por ciento de los consumidores habían experimentado en alguna ocasión la frustración de no poder hacer una fotografía importante por no tener una cámara a mano. Fujifilm llegó a la conclusión de que una cámara que costase ¥1,000 (aprox. USD 6*) que pudiera comprarse en cualquier sitio y que tomase buenas fotografías se vendería extremadamente bien. Y entonces comenzó a desarrollar la QuickSnap.

¿Pero cómo seria posible convertir una cámara de 240 dólares en una cámara de 6 dólares? Con reducir el coste de fabricación de la cámara estándar en ese momento no era suficiente. Después de un gran debate, el equipo de desarrollo propuso una idea que revolucionó la sabiduría convencional: ¿Por qué no poner una lente sobre la propia película? Este enfoque radical llevó a una simplificación masiva del diseño de la cámara: si una cámara normal tenía alrededor de 1000 piezas, QuickSnap tendrá solo 30.

El objetivo del producto era permitir que el mayor número de personas pudiera disfrutar y experimentar la diversión y satisfacción de tomar fotografías sin necesidad de una costosa cámara. El concepto de desarrollo era una cámara que fuera lo más fácil posible de utilizar y que pudiera comprarse en cualquier momento y lugar.

*A un tipo 168,5 yenes por dólar, el tipo de cambio aproximado para 1986.

Un diseño que exige un pensamiento creativo en todas las piezas

La verdadera simplicidad del diseño para el obturador, lente y mecanismo de rebobinado de la QuickSnap obligó a Fujifilm a desarrollar numerosas tecnologías innovadoras. Por ejemplo, Fujifilm creó una lente de plástico que tenía un alto rendimiento a un precio relativamente bajo y seleccionó el plástico flexible ideal para el cuerpo de la cámara. Aunque para tomar una fotografía con la QuickSnap bastaba con apuntar y pulsar el obturador, su estructura sencilla debía proporcionar unos resultados fotográficos sobresalientes en una gran variedad de situaciones. Al ser necesario un alto grado de pensamiento innovador en cada una de sus piezas, en muchos aspectos la QuickSnap fue la cámara más popular de su era.

Una cámara diseñada como película

Fujifilm diseñó la QuickSnap principalmente no como una cámara, sino como una película fotográfica. Aparte de las tiendas de cámaras, los consumidores podrían comprar la QuickSnap a través de canales antes no disponibles para cámaras normales, como supermercados, estaciones de tren, quioscos, tiendas de souvenirs para turistas y máquinas expendedoras. Después de usar la película interior, en lugar de sacarla, el consumidor entregaba la cámara completa a la tienda de fotos o tienda de cámaras, donde se revelaba la película y se hacía entrega de sus impresiones y negativos de las fotos.

Fujifilm rápidamente incorporó mejoras al producto, como la funcionalidad estroboscópica, la resistencia al agua y una película de mejor rendimiento con una calidad de imagen mejorada. Como resultado, la QuickSnap se convirtió en un éxito de ventas en todo el mundo y en un producto que ayudó a crear nuevos estilos de vida al acercar la cultura fotográfica a todos. Actualmente este producto sigue haciendo disfrutar a personas de todo el mundo, con unas ventas acumuladas de más de 1,7 billones de unidades de la QuickSnap.

Un enfoque proactivo con el medio ambiente a través del reciclaje

Aprovechando que cada QuickSnap tenía que llevarse a una tienda de revelado de fotos o una tienda de cámaras para imprimir las fotos, Fujifilm creó su propio sistema de reciclaje para QuickSnap para minimizar el impacto en el medio ambiente. Estableciendo un centro de reciclaje en 1990, Fujifilm desarrolló un sistema de producción sostenible que aseguraba la reutilización o reciclaje del 100% de las unidades de QuickSnap. La QuickSnap ha sido por tanto reconocida como un producto líder para combatir los problemas con el medio ambiente a través de métodos de producción sostenibles.

El "Sistema de fabricación inverso" de FUJICOLOR QuickSnap

Resultado de una apuesta por la calidad y el pensamiento flexible: QuickSnap

Incluso en la era actual de las cámaras digitales y los smartphones, sigue habiendo numerosos usos para la QuickSnap —una cámara económica, ligera y fácil de usar. QuickSnap puede hacer fotos en lugares donde no hay electricidad disponible, y puede utilizarse tranquilamente en la playa y otros entornos en los que las cámaras digitales pueden dañarse con facilidad. Debido a su valor en muchos eambientes fotográficos, la demanda del mercado de QuickSnap sigue siendo fuerte hoy en día.

Contenidos relacionados:

También puede estar interesado en:


Powered By OneLink