La revolución en el radiodiagnóstico médico: FCR

Nuestra sociedad está experimentando una revolución digital que afecta a todos los aspectos de la vida pública y privada, simbolizado en el cambio de la película a las cámaras digitales. A principios de los años setenta, los ingenieros de Fujifilm ya habían empezado a investigar y desarrollar las tecnologías base de la Radiografía controlada por ordenador (FCR por su sigla en inglés), el primero dispositivo del mundo en mostrar rayos X de diagnóstico médico digitalmente. La FCR inició una oleada global de innovación en el procesamiento de las imágenes médicas por rayos X y hoy en día sigue siendo una tecnología de talla mundial que contribuye a la salud y la calidad de vida de personas en todo el mundo.

Solucionando problemas con los rayos X de diagnóstico

Antes de la FCR, hacer una radiografía suponía hacer pasar los rayos X a través del cuerpo humano y plasmarlo en una película que sería revelada para crear una imagen final. El proceso era enteramente analógico. En la imagen, las porciones del cuerpo a través de las cuales los rayos X pasaban de forma más directa aparecían en color negro y aquellas en las que los rayos X pasaban de forma menos directa aparecían blanco. Se podía obtener una imagen del interior del cuerpo humano, aunque los parámetros fotográficos podían variar considerablemente de acuerdo con las particularidades del paciente y de la parte del cuerpo que se estuviera radiografiando. Como resultado de ello, las capacidades y experiencias del técnico de rayos X jugaban un papel importante en la calidad de la imagen resultante.

Quedaba claro para los expertos de Fujifilm que no se podía hacer mucho más para mejorar los diagnósticos por rayos X en el ámbito analógico, y que otras tecnologías de diagnóstico estaban empezando a digitalizarse. Existía un gran temor de que los rayos X fueran apartados de la revolución digital y los ingenieros de Fujifilm sabían que tenían que innovar o verían cómo el mercado se alejaba de ellos. Pero entonces se vislumbró una imagen de la solución definitiva: el procesamiento digital de la imagen. En ese momento, la NASA estaba transmitiendo fotografías del planeta Tierra y utilizando la nueva ciencia del procesamiento digital para crear imágenes sorprendentemente impresionantes. Captar, almacenar y transmitir las imágenes radiografiadas en un formato digital ciertamente permitiría ser más eficientes, mientras que el procesamiento de las imágenes de diagnóstico podría ofrecer un valor inmenso en una gran variedad de aplicaciones.

“Si procesamos digitalmente los rayos X médicos, entonces podemos reducir considerablemente las inconsistencias en la calidad de la imagen y ofrecer a los profesionales un valioso recurso para un diagnóstico mejor.” De acuerdo con esta visión, los ingenieros de Fujifilm empezaron a explorar cómo los sistemas de procesamiento de imágenes de diagnóstico podrían aportar un verdadero valor añadido. Después de mucho debate, llegaron a la conclusión del concepto básico de la FCR: el sistema grabaría la información de los rayos X con una plancha de imagen de alta sensibilidad, realizaría un procesamiento digital con un ordenador y permitiría la visualización de las imágenes en un monitor de ordenador o en una película fotográfica.

1983 Primera FCR del mundo

Convirtiendo la determinación en innovación

La FCR presentaba tres innovaciones tecnológicas avanzadas. La primera era la plancha de imagen de alta sensibilidad que hizo posible la captura de la información del rayo X. La segunda era un dispositivo óptico de digitalización que aplicaba un láser a la plancha de imagen, convirtiendo la información de la imagen que había almacenado en una señal digital. La tercera fue el algoritmo de diagnóstico que convertía la señal eléctrica del dispositivo de digitalización en una imagen diagnóstica optimizada. Estas innovaciones estaban vinculadas a un sistema unificado de procesamiento de imágenes de diagnóstico.

En aquel momento, Fujifilm se trataba principalmente de un empresa química con la película fotográfica como su principal producto. Desarrollar un dispositivo de procesamiento de imagen revolucionario que pudiera capturar los datos de los rayos X con una sensibilidad, velocidad y densidad extremadamente altas sería una tarea abrumadora para grandes empresas electrónicas. Aun así, Fujifilm, cuyo personal de I+D estaba formado principalmente por ingenieros químicos, asumió con valentía el gran desafío.

En el sistema de FCR, la plancha de imagen grababa los datos de los rayos X como luz que se haría fluorescente en proporción con la fuerza de la estimulación de los rayos X. Esta luz a su vez podía ser procesada por el sistema como información. Para lograr este éxito que hiciera viable el sistema, los ingenieros de Fujifilm debían identificar el fósforo fotoestimulable ideal para usarlo en la plancha de imagen. El problema era que había más de 1000 fósforos conocidos y encontrar el perfecto constituía un reto importante. Además, Fujifilm no tenía prácticamente ninguna experiencia en este campo. No obstante, lejos de sentirse intimidados por esta tarea, los ingenieros asumieron el trabajo con gran entusiasmo.

“El fósforo ideal está ahí fuera y lo encontraremos.” Con una confianza inquebrantable en que podrían encontrar el fósforo adecuado que permitiera a la plancha de imagen grabar imágenes diagnósticas muy precisas, los ingenieros iniciaron su búsqueda. Su determinación, a veces al borde de la obsesión, tuvo sus frutos. Exploraron un número increíblemente grande de fósforos, incluso los que algunas empresas habían abandonado como no viables para su uso. Después de dos años de trabajo duro, los ingenieros al fin identificaron el fósforo BaFBr:Eu como el mejor para hacer realidad la plancha de procesamiento digital y consecuentemente la FCR.

La revolución de la FCR continúa

Combinando con éxito la plancha de imagen con otras innovaciones importantes, Fujifilm lanzó la FCR en 1983. El efecto positivo que tuvo este producto inmediatamente en los centros médicos de todo el mundo fue verdaderamente revolucionario.

Aplicando el procesamiento digital optimizado basado en el área del cuerpo radiografiado y en otras condiciones, la FCR proporcionaba imágenes que dependían menos de la aptitud y experiencia del técnico de rayos X y por lo tanto eran más fáciles de leer y usar en el diagnóstico. Dado que la plancha de imagen era extremadamente sensible, se necesitan dosis más pequeñas de rayos X para capturar una imagen. Asimismo, el sistema reduce considerablemente la necesidad de retomar los rayos X, dando como resultado una exposición menor del paciente a los rayos X. Finalmente, el uso de la información digital hizo posible una amplia variedad de procesamientos, lo que permite a los profesionales médicos extraer una información valiosa específica que no podía derivarse de los rayos X fotográficos convencionales.

Por supuesto, la información digital era mucho más fácil de almacenar, transmitir y gestionar, lo que supone unos costes más reducidos tanto en las funciones de diagnóstico como en las administrativas de un centro médico. Al mismo tiempo, la velocidad aumentaba en todos los eslabones de la cadena de la gestión de información. A medida que Internet se hacía más y más importante en la medicina, Fujifilm impulsó su poder y en 2000 lanzó SYNAPSE, una solución TI que facilitaba la distribución de las imágenes digitales dentro y entre centros médicos diferentes. Además, desde su lanzamiento, Fujifilm ha desarrollado también sistemas DR (radiografía digital, por su sigla en inglés) que no requieren una plancha de imagen.

La revolución médica que comenzó FCR en el campo del diagnóstico sigue su curso. Integrando más y más innovaciones, la FCR y los demás sistemas inspirados en ella se han hecho más potentes e influyentes.

Contenidos relacionados:

También puede estar interesado en:


Powered By OneLink